En este post vamos a dar algunas nociones básicas de como tratar a nuestro cliente y además distinguir a dos cliente tipo. El primer paso fundamental que tenemos que hacer es… saber escuchar!!

escuchar

Lo primero de todo como hemos dicho antes es saber escuchar; este paso es fundamental, si no lo hacemos corremos el peligro de tener que empezar de cero una vez casi finalizado el trabajo.

Cuando nos reunamos con nuestro potencial cliente, podremos encontrar dos versiones del mismo:

clientes peligrosos

En un primer lugar podremos tener al cliente que viene con todo claro en su cabeza y nosotros “tan sólo” tendremos que plasmar sus ideas en el papel.

Pero ojo, no siempre será tan sencillo porque nos encontraremos casos en que los que al cliente le pueda parecer clarísimo lo que nos esta contando pero por contra a nosotros nos suene a algo parecido entre el chino y el cantonés.

dialogo jefe

En estas situaciones es importante afinar el oído y realizar unos bocetos previos muy sencillos para comprobar que vamos en el camino adecuado antes de enfrascarnos en el diseño final; es importante pedirle que nos firme los bocetos, de esta manera nos ahorraremos muchos disgustos.

Otro tipo de cliente que nos podremos encontrar es el que nos diga que “le da todo igual” cuando aparezca por la puerta, una señal de alarma tiene que sonar en nuestra cabeza, ya que podremos encontrarnos con la versión del Doctor Jeckyll o el señor Hyde. 

jeckyll

No nos referimos a que se transforme físicamente, pero nos podremos encontrar casos en el que nos pueda parecer que todo va bien; que se deje asesorar… acepte todo lo que le sugiramos con buen agrado pero de repente…. en algún punto del espacio; una de sus neuronas pegue un chispazo y todo lo que antes le gustaba, ahora ya no lo quiere ver  por lo que nos “obligue”  a empezar de cero,  aportando eso sí esta vez sus “nuevas ideas” y las de sus amigos y parientes cercanos.

En estos casos; al igual que en el anterior es fundamental que firme los bocetos para que se de cuenta que el trabajo que hemos realizado hasta la fecha, siempre fue bajo su beneplácito y a la hora del triste momento del pago no haya problemas por el tiempo extra que nos regalo con su cambio de parecer.

Esto es a grandes rasgos, ya que habrán otros clientes que sean un poquito de ambos, pero si aplicamos nuestro oído y nuestra empatía saldremos airosos; como se suele decir; no hay más ciego que el que no quiere escuchar.

buen finde

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s